Pasar al contenido principal

Colestasis del embarazo

La colestasis del embarazo es una afección de aparición única en este período y las embarazadas que la sufren pueden presentar picazón en la palma de las manos y la planta de los pies.

¿Qué es?
La colestasis intrahepática del embarazo se trata de un trastorno de aparición única durante el embarazo, caracterizado por picazón e ictericia (color amarillento de la piel, los ojos y las membranas mucosas).

Habitualmente se presenta en el tercer trimestre de gestación, aunque puede aparecer antes.

Luego de padecerla, las probabilidades de volver a tenerla en un próximo embarazo aumentan, aunque su severidad puede variar de un embarazo a otro.

¿A qué se debe su aparición en el embarazo?
Si bien la causa aún se desconoce, y no hay manera de prevenirla, en un 50 por ciento de los casos hay antecedentes familiares. A su vez, hay especialistas que la relacionan con una hipersensibilidad del hígado al aumento de los estrógenos y la progesterona, que se da durante el embarazo.

¿Cómo se diagnostica?
Si bien su diagnóstico se basa en los síntomas, el médico puede indicar un hepatograma (análisis de sangre que evalúa enzimas hepáticas) para evaluar si hay alteraciones y aumento de ácidos biliares (una de las características de la colestasis).

¿Cuáles son los síntomas?
Las embarazadas con colestasis comienzan con picazón intensa en la palma de las manos y plantas de los pies, más que nada durante la tarde-noche, que al poco tiempo se hace continua y puede alcanzar todo el cuerpo.

Aproximadamente dos semanas después puede aparecer la ictericia (color amarillento en piel, ojos y mucosas), que generalmente es leve.

Los síntomas suelen desaparecer dos días después del parto.

¿Cómo puede afectar al embarazo?
El riesgo de parto prematuro y de muerte fetal puede verse aumentado en las mujeres con colestasis. Por eso, es importante seguir un control médico para evaluar que todo marche bien.

¿Cómo se puede tratar durante el embarazo? ¿El bebé corre riesgos con este tratamiento?
El tratamiento médico se dirige a reducir la molesta picazón. Para esto, puede utilizarse ácido ursodesoxicólico, colestiramina y otros antihistamínicos. Ninguno de estos medicamentos afectan al bebé en gestación y pueden ser utilizados sin riesgos.

Después del parto, ¿la mamá tiene que continuar con el tratamiento? ¿El bebé necesita algún tratamiento en particular?
Como la enfermedad remite a las 48 horas post parto, aproximadamente, no es necesario continuar con el tratamiento una vez nacido el bebé.

Una vez que nace, el bebé no tiene riesgo alguno y no necesita tratamiento.



Asesoró: Dra. Karina Corti, Médica cirujana
Especialista en Ginecología y Obstetricia


Embarazo Complicaciones Salud Salud en el Embarazo