Skip to main content

Día de la madre, feliz

Sale el sol y por estos mundos el calendario distingue este día como un día para que nos hagan homenajes y festejos o nos brinden brindándonos regalos y buenos deseos!!!

Domingo, amanece y amanecemos madres como si fuera la primera vez, nos sorprende la dicha de habernos hecho de algun hijo o de varios o de una prometedora panza, o de haber sumado a nuestra historia algunos de esos niños que parecieran nacer para elegirnos

Amanecemos madres  a la tremenda experiencia de hacer a otro mientras nos vamos rehaciendo a nosotras mismas, de parir pariéndonos, de enseñar aprendiendo

Sale el sol y por estos mundos el calendario distingue este día como un día para que nos hagan homenajes y festejos o nos brinden brindándonos regalos y buenos deseos!!!

La felicidad parece posible si miramos atentas -ya estar atento es un milagro que merece ser agradecido- quiere decir que somos dueñas de nuestros sentidos y que todo hecho por minúsculo que sea puede ser una especie de evento extraordinario.

Flores, pantuflas, bandeja con tostadas y queso blando o mermeladas de tres colores, o simplemente té de jazmín con leche! como un marido le hizo a una paciente mía alguna vez, todo puede ser tomado como una señal, como una declaración de amor, como un monumento a nuestro esfuerzo cotidiano!

Debemos valer mucho la pena para que este señor se ponga con tanto ahínco a intentar semejante proeza en nuestro cuarto!

Y si no está ese señor o no hay nadie más que los hijos o no están esas otras madres cerca en sus casas o en la vida, armemos nosotras mismas un lindo desayuno para empezar un bello día.

Recordemos cuánto nos han dado o enseñado, cuanto de ellas y ellos nos pertenece o cuánto nos inspira para un cambio.

Y para todos vale un gracias interior, sin reproches, despojado de demandas y reclamos…
 
Feliz día debemos desearnos de verdad a nosotras y ser concientes de cuánto nos hace bien esa dicha por todo lo que hicimos y lo que hacemos, por lo que nos sale bien y por lo que ni siquiera fuimos capaces  de intentar... todavía

Los días felices no se merecen, ni se reciben, ni se decretan ni se ansían: se construyen, se inventan, se diseñan, como todo, del color que mas nos guste y los otros ahí cerca, con sus besos, podrán pegar sus tarjetas y desplegar sus paquetes en medio de nuestro amor,  que nunca es poco!
 
Feliz día para vos, para mi…para todas!!!

 

Lic. Adriana Penerini, psicóloga, especialista en Maternidad, Paternidad y Crianza, y en terapia de parejas. Directora de Bebé a Bordo y de Area Slow

Bebés Niños Crianza y familia Crianza, familia y educación