Pasar al contenido principal

El primer día

Una de las más emocionante observaciones es darse cuenta que un recién nacido tiene la habilidad de encontrar el pecho de su madre por sí mismo y decidir cuando alimentarse por primera vez.

Es emocionante observar como el recién nacido encuentra el pecho de su mamá y comienza a a alimentarse la primera vez. Es muy importante el contacto piel con piel. Él solito irá recorriendo con su carita hasta ubicar el pezón y se prenderá de él para empezar a alimentarse. La succión produce un flujo importante de ocitocina en la sangre, de esta forma se ayuda al útero para que este se contraiga y expulse a la placenta. Esto, a su vez, reduce el sangrado uterino. El estímulo presente en la succión ayuda a elaborar prolactina, que es la hormona que estimula la producción de leche materna.
 
El bebé tiene la posibilidad de alimentarse cada vez que tiene hambre, a libre demanda y fuera de horarios preestablecidos. En un principio, los períodos en donde el bebé mama, son muy irregulares, por eso la internación conjunta posibilita la adecuación temprana a los  ritmos del recién nacido. Así mamá y bebé se  van encontrando con el correr de los días en un único ritmo, el de ambos.

Es muy bueno que la mamá, el papá y el bebé puedan disfrutar este primer encuentro con intimidad , ya que es una experiencia única que recordarán siempre. Ellos deberán decidir si quieren vivir este momento a solas, sin la interrupción de la familia o los profesionales de la institución.

 

El recien nacido Crianza, familia y educación