.

Las primeras visitas al pediatra

 
Página 1 de 2
Fecha de última actualización:06/02/2017
Las primeras visitas al pediatra
La llegada de un bebé implica el comienzo de una etapa de cambios profundos y constantes no sólo para él sino también para sus papás. Será el pediatra el encargado de asesorar acerca del cuidado y la crianza de este pequeño ser, convirtiéndose en un guía necesario y tranquilizador.

Una vez que la ansiedad por la espera y el parto han quedado atrás, los padres deben adaptarse a este nuevo integrante tan maravilloso como demandante. La salud del pequeño se convierte en la primera preocupación y es allí donde aparece el pediatra, no sólo para prevenir o alertar acerca de enfermedades y peligros, sino también, para cumplir el rol de consejero y acompañante del desarrollo del niño.

 

La primera consulta


Una vez que el bebé es dado de alta y ya está en su hogar, los padres deben programar con el pediatra su primera visita al consultorio, que suele realizarse entre el 4º y 7º día de vida.

En ella, el médico verifica los datos proporcionados por el servicio de neonatología del hospital o maternidad donde nació el bebé y corrobora que coincidan con lo que ve en el recién nacido a partir de una serie de revisaciones físicas:

  • Se verifica el ritmo cardíaco; el peso y la medida del bebé así como también el peso, la longitud y el perímetro de su cabeza.
  • Se palpa la fontanela (espacio blando que está en el cráneo antes de formarse el hueso)
  • Se revisan las extremidades, los genitales, la morfología de la boca y los oídos, para constatar que no presenten complejidades o alteraciones.
  • Se revisa también el ombligo, indicándole a los padres cómo deben aplicar el alcohol para que el cordón umbilical se seque correctamente.  
  • El pediatra observa además los reflejos del bebé, los movimientos de cadera y su columna.  
  • Se revisa la mirada: algunos pediatras observan con una linterna el reflejo rojo del bebé (estudio que luego profundiza el oftalmólogo).

En esta primera visita, los aspectos físicos son muy importantes, sin embargo, el pediatra también está atento a otros puntos que tienen que ver con el ritmo de alimentación del bebé, su rutina de sueño, el llanto y otros comportamientos. Para esto, los papás tienen que asistir al consultorio con toda la información posible y todas las dudas que consideren necesario despejar, ya que son ellos los primeros en observar al bebé y los encargados de transmitirle cada detalle al médico.

¿Cómo viviste la primera consulta al pediatra?

Ingresá la fecha estimada de parto o fecha de nacimiento de tu bebé:
Tu correo electrónico:

Desarrollo integral del sitio: TAP
Marketing digital by