Pasar al contenido principal

Deportes y actividad física durante el embarazo

El aumento de peso excesivo y el sedentarismo pueden ocasionar problemas en el embarazo tanto para la mamá como para el bebé, por eso, es importante realizar una dieta equilibrada y practicar algún deporte o actividad física.

El ejercicio físico durante el embarazo es esencial para estar ágiles y activas. Además, la actividad física presenta beneficios tanto en el plano corporal como en el emocional: mejora la postura, la circulación, el sistema cardiorespiratorio, evita las várices, los dolores de cintura, el exceso de peso, etc. y mejora el estado de ánimo, ayudándonos a superar los altibajos característicos de esta etapa.

Además, ayuda a disminuir las molestias físicas del embarazo y favorece a una mejor recuperación después del parto.

Hay casos en los que la práctica de ejercicio puede presentar riesgos, como por ejemplo frente a una amenaza de parto prematuro, sangrado vaginal, embarazo múltiple, etc. Por lo tanto, es imprescindible tener la aprobación del médico para realizar actividad física durante el embarazo.

Por eso, es importante hablar con el obstetra acerca del tipo de actividad física que nos gustaría realizar en esta etapa, ya sea un deporte que practicábamos antes de quedar embarazadas o una actividad nueva.

Recomendaciones durante la práctica

 

  • El ritmo cardíaco no debe exceder los 140 latidos por minuto.
  • A partir del cuarto mes de embarazo no se pueden realizar ejercicios que requieran acostarseen boca arriba, en posición horizontal.
  • No realizar deportes cuando hace mucho calor.
  • Si se realiza algún ejercicio intenso, no se debe prolongar por más de 15 minutos.
  • Es importante realizar un precalentamiento de, por lo menos, 5 minutos, y al finalizar la actividad, hacer un período de estiramiento.
  • Se recomienda practicar ejercicios regularmente (dos o tres veces a la semana) y no en forma intermitente.
  • Es preciso tomar mucho líquido antes, durante y después de ejercitar.
  • Al levantarse, hazlo en forma paulatina.
  • Si llevabámos una vida sedentaria, es conveniente comenzar a realizar ejercicios en forma progresiva.
  • Las necesidades calóricas aumentan en más de 300 calorías por día cuando se practica ejercicio. Por eso, alimentarse bien teniendo en cuenta que el embarazo, de por sí, aumenta estas necesidades es fundamental.

En el caso de sentir algunos de los síntomas que se describen a continuación durante la práctica de ejercicio, es importante suspender la actividad y consultar con el médico:

 

¿Cuáles son los deportes o ejercicios más recomendables durante el embarazo? 


Salir a caminar,
natación, elongación, son algunos de los deportes que no presentan ningún riego para esta etapa. Además, existen diferentes actividades especialmente diseñadas para las embarazadas como esferodinamia, gimnasia, yoga, eutonía, entre otras.

Hay algunos deportes que deben evitarse durante el embarazo como por ejemplo hockey, ski, artes marciales, patinaje y cualquier ejercicio que pueda provocar caídas graves.

Despúes del primer trimestre de embarazo los ejercicios que requieran acostarse de espaldas, como los abdominales, están contraindicados.

Embarazo Actividad Física