Pasar al contenido principal

Visitas al obstetra

Las visitas al obstetra son una parte fundamental del embarazo. Por eso, es conveniente tomarse el tiempo necesario para seleccionar al médico que te acompañará durante toda esta etapa. Debe ser alguien a quien puedas consultarle todas tus dudas e inquietudes, y que te de respuestas acordes a tus necesidades.

Las visitas al obstetra son una parte importante de tu embarazo. Si tu embarazo no presenta complicaciones visitarás al médico mensualmente hasta llegar a la semana 30 aproximadamente. Luego las visitas serán cada dos o tres semanas. A partir de la semana 36 tu obstetra posiblemente quiera verte todas las semanas.

Es muy importante que te tomes el tiempo para seleccionar al médico, debe ser alguien que te inspire confianza, con el que puedas charlar para aclarar todas tus dudas y preocupaciones dándote respuestas acordes.

Mientras esperás tu próxima visita anotá todas las dudas que tengas, de este modo aprovecharás mejor el tiempo de visita y evitarás olvidarte de hacerle todas las preguntas.

Es importante que lo tengas al tanto de alguna medicación que estés tomando y que siempre le consultes antes de tomar un medicamento.

Generalmente, en cada visita, el médico llevará control de tu peso, presión sanguínea, orina, medirá tu abdomen para determinar el crecimiento y la posición del bebé y controlará el latido del corazón tu bebé. Estos controles quedan sujetos al criterio de cada obstetra.
 
Primer visita al obstetra

Ante la sospecha de estar embarazada, consultá con tu médico. Es importante que el embarazo esté controlado desde sus comienzos. Como verás, en la mayoría de los casos, sólo necesitás seguir las indicaciones de tu médico para llevar a término un embarazo sin riesgos. En tu primera visita al médico, estando embarazada, no olvides mencionar si estás tomando alguna medicación.

Seguramente el especialista te pesará, te tomará la presión sanguínea, escuchará tu ritmo cardíaco y te realizará un examen pelviano por tacto vaginal similar al que  te efectúa el ginecólogo.

Debido a que muchos problemas de gestación pueden ser hereditarios tu médico te hará preguntas sobre tu historial familiar.

Por lo general te indicará realizar los siguientes exámenes: 

  • Papanicolau y colposcopía (si no los has realizado en los últimos seis meses)
  • Análisis para determinar la presencia de enfermedades como la de glóbulos falciformes, la de Tay-Sachs o la talasemia. Estos análisis sólo se llevarán a cabo si la embarazada o su pareja pertenecen a los que se consideran grupos de riesgo: según tu historial médico y tu origen étnico (oriundos del Africa, judíos de Europa oriental, canadienses franceses y descendientes de poblados del Mediterráneo).
  •  Análisis para determinar si sos diabética. Si estás muy excedida de peso, tenés presión sanguínea alta, historia familiar o si has tenido previamente un bebé de gran tamaño.
  • Análisis de orina para descartar infecciones urinarias.

Asimismo, en esta primer visita, determinará tu fecha estimada de parto. y te solicitará una ecografía para conocer y confirmar la edad gestacional, saber si es un embarazo único o múltiple y confirmar que el embrión esté localizado intraútero.
 
Visitas del segundo trimestre

Algunas mujeres describen al segundo trimestre de gestación como el trimestre dorado: a esta altura han disminuido o desaparecido las nauseas y la fatiga, tus hormonas se empiezan a equilibrar, te sentís llena de energías y las chances de perder el embarazo son mucho mas bajas.

En la semana 10 de tu embarazo ya podés oír el latido del corazón de tu bebé. Tu médico utilizará un aparato especial llamado Doppler que amplificará el sonido... es muy emocionante oír que el latido de su pequeño corazón llena la habitación al doble de velocidad que la del corazón de un adulto.

Comunmente, tu médico te hará ecografías en forma regular y podrás observar a tu bebé. Por medio de la ecografía se podrá verificar la fecha estimada de parto y detectar ciertas anomalías. Y a partir de la semana 14-16 se puede diagnosticar el sexo del bebé mediante la misma.

A partir de la semana 20 tu médico medirá tu abdomen para verificar el tamaño del bebé, su crecimiento y posición. Luego de la semana 20 y hasta la 36 tu panza crecerá 1cm por semana aproximadamente. Correspondiendo el número de la semana con la cantidad de centímetros; por ejemplo: en la semana 28 tu abdomen medirá 28 cm.

Consultá a tu médico si desarrollás várices y/o hemorroides y si se te hinchan los pies y las manos.

En muchos casos alrededor de la semana 17 los médicos sugieren la realización del tripletest para determinar si hay riesgos de síndrome de Down y defectos del tubo neural.

Por lo general, alrededor de las semanas 24 y 30 tu médico te indicará que realices un análisis de sangre (prueba de la glucosa) para determinar si desarrollaste diabetes gestacional, y otro análisis de sangre para detectar la falta de hierro en tu organismo.

Visitas prenatales en las últimas semanas

A partir de la semana 36 la frecuencia de las visitas al obstetra se realizan cada 10 días o semanalmente, hasta la fecha probable de parto. Pasada tu fecha probable de parto el médico te citará más frecuentemente.

Se mantienen los controles básicos: peso, presión arterial, medición del abdomen, latidos del bebé y se suele agregar el examen vaginal (tacto) que consiste en palpar el cuello uterino para saber si se stá preparando para el parto y evaluar si la cabecita del bebé se está acomodando a la pelvis. También el obstetra por el tacto evaluará si tu pelvis es adecuada para un parto.

 


 

Embarazo Salud Salud en el Embarazo

Contenidos Relacionados