Skip to main content

El sueño en el embarazo: segundo trimestre

Una vez que el torrente hormonal se equilibra, lo más seguro es que el sueño también cambie y puedas dormir mejor en comparación a otras etapas del embarazo. Te contamos qué hacer en caso de que sigas sin poder conciliar el sueño en el segundo trimestre:

En esta etapa muchas embarazadas recuperan el sueño perdido y ya no sienten ese cansancio abrumador durante el día. Levantarse por las mañanas sintiéndose descansadas ahora es posible, y hasta puede que se necesiten menos horas de sueño que antes. Todo esto si las molestias como náuseas, acidez, congestión nasal, calambres etc. fueron superadas, porque puede pasar que aún continúen, o que algunas comiencen en esta etapa, y que esto siga complicando el sueño.

Para aprovechar esta “luna de miel” del embarazo, lo mejor es comenzar alguna actividad física que nos ayudará a recibir el tercer y último trimestre más preparadas física y mentalmente.

Si, en cambio, se hace difícil dormir también en esta etapa, estas recomendaciones pueden ayudar:

  • En lo posible, aprovechar distintos momentos del día para hacer una siesta sin culpa.
  • Irse a dormir y levantarse a una misma hora cada día.
  • Ingerir la cantidad de líquido necesaria durante el día, evitando tomar mucho al atardecer y en la cena, y evitando las bebidas con cafeína (café, té, bebidas cola, etc.), sobre todo al anochecer.
  • Realizar cenas livianas, evitando las comidas pesadas, muy picantes o saladas.
  • Hacer, al menos, 30 minutos de actividad física durante el día (siempre que el médico haya dado el visto bueno), evitando horarios de tarde o noche para realizarlas.
  • Darse un baño relajante antes de dormir
  • Levantarse de la cama si el sueño no llega, no mirar el reloj a cada rato y despejar la mente leyendo, escribiendo o haciendo otra tarea tranquila hasta que el cansancio nos supere.

  • Al dormir de costado, colocar almohadones entre las piernas, debajo de la panza, en la espalda, para repartir el peso.
  • Calambres: si el calambre está en la zona de la pantorrilla, estirar el pie, tomando los dedos y flexionándolos hacia arriba para lograr que el músculo se distienda. Otra manera de estirarlos es parándose y extendiendo la pierna que duele hacia delante sin doblar la rodilla. Mantener el talón apoyado en el piso y levantar el resto del pie suavemente sin despegar el talón hasta que la punta de los dedos mire al techo. Apoyar la parte del pie elevada sobre un escalón o contra la pared, puede ayudar a elongar más la zona.
  • Para evitar la acidez, elevar la cabecera de la cama al menos 10 o 15 cm. con almohadas o poniendo bloques de madera o guías de teléfono viejas debajo de las patas. Esto evitará el reflujo y colaborará con la digestión.
  • Para bajar el nivel de estrés, anotarse en clases de yoga o relajación para embarazadas (siempre consultando previamente con el médico)
  • Si los miedos o la ansiedad son las causas de noches en vela, una clase de preparto puede ayudar a apaciguarlos. Charlar sobre lo que nos preocupa y compartir estos miedos y ansiedades con otras embarazadas y un  profesional, puede ayudar a tranquilizarnos y recuperar el sueño perdido.

Ver: El sueño en el primer trimestre / El sueño en el tercer trimestre


Asesoró: Dr Patricio Ehrman, Médico Ginecólogo
Obstetra Sección Uroginecología
y Cirugía Reconstructiva del Hospital Universitario Cemic

Embarazo Mujer, pareja y familia Salud en el Embarazo